Blogs

Salvación

Palabra de moda en los últimos tiempos en Colombia y en el mundo. La idea básica del término es rescatar y preservar de un peligro inminente.

En esta grave situación de peligro no solamente nos encontramos los colombianos, sino toda la raza humana. 

Todo cuanto estamos viendo y experimentando (hambre, injusticia, violencia, etc.) Es manifestación de la muerte con la cual nace todo ser humano, debido al pecado (Romanos 5:12).  La paga del pecado es muerte.

La Biblia expresa que la persona humana nace muerta, pecadora por herencia de Adán y Eva, además nace estando bajo el dominio de Satanás. Nadie nace siendo hijo de Dios, todos nacemos condenados al infierno. Este, es más que un peligro inminente, es una situación ya dada.

Pero el problema más grave, es que el ser humano, sin entenderlo, porque no puede, se ha inventado falsas soluciones (religiones), que no provienen de Dios dichos caminos, porque al ser inventadas por el hombre muerto, llevan a muerte, no a vida. El Dios verdadero es un Dios vivo, no de muertos, y estos no se pueden comunicar con Él.

Estas religiones proponen en diversas formas y doctrinas, que el hombre por medio de un comportamiento correcto (buenas obras), agrada a su dios y obtendrá la salvación y perfección.

En cambio el Dios que encontramos en La Biblia,  es quien salva o condena, y ha expresado algo muy diferente en su palabra: que no es por obras, sacrificios (ofrendas), esfuerzos, religiones, bautismos, doctrinas, filosofías, etc., que el ser humano puede salir de esa situación de muerte (Efesios 2:8-9).  Él ha dicho que Él ha dado a su hijo Dios hecho hombre, (Juan 3:18), para que todo aquel que tenga fe en Jesucristo y lo confiese, sea salvo (Romanos 10:8 – 10).

Lo único que borra el pecado es la sangre de Jesucristo, derramada por su muerte en la cruz.  El agua ni siquiera limpia el mugre.  Es por estar en Cristo resucitado, que la persona recobra la vida y comienza a manifestarla, produciendo síntomas de vida.

Si cada uno de los seres humanos, escucháramos a Dios al que encontramos en La Biblia, creyendo lo que Él ha dicho, principalmente en cuanto a la Salvación (que es el hecho de pasar de muerte a vida), nuestro mundo ya no sería un cementerio, con sus olores (obras) de muerte.

El Señor Jesucristo al dar Vida y Vida Eterna, no es solamente para el futuro, cuando todos resucitemos (creyentes o no), sino que la da aquí y ahora para el cuerpo, el alma y el espíritu. 

Regresar

AddThis Social Bookmark Button