Blogs

El hombre, su creación

Quien diseña o construye algo nuevo, determina su nombre y su función. La ciencia en sus diferentes ramas, ha definido en diversas formas qué es el hombre y para qué sirve, lo cual es imposible, deficiente e incompleto, porque el hombre no es su propio creador, como ya lo ha admitido la misma ciencia. 

Dios dice en su palabra, que es el creador del ser humano, o sea, Él es quien puede definir qué hizo y para qué.  Por tanto, para determinar qué es, se requiere saber lo que Dios ha dicho acerca de este tema. En el libro de Génesis, capítulos 1 y 2 encontramos  sobre este tema y presenta varios hechos muy claros.

Dios le ordenó a la tierra que produjera plantas,  animales de toda clase, que se separar al tierra del agua, pero en cuanto llegó a la creación del hombre, Él mismo lo creó, o sea no fue una orden que Él le dio a la tierra. Dios creó al hombre del polvo de la tierra, por tanto, no somos descendientes de los animales, pero tenemos en común con ellos, nuestra naturaleza material (polvo).

Al hombre Dios le infundió, le insufló (sopló) un espíritu, semejante al de Él, es decir, personal, fundiendo dos naturalezas diferentes en un solo ser.  La materia es muerta, pero el espíritu humano lo hizo a su imagen y semejanza, con sus características. Dios es una persona espiritual, el hombre, una persona humana.

Varón y hembra los creó, cada uno a su imagen, pero esto no quiere decir que tengamos la naturaleza de Dios.  No somos divinos.

En el libro de Génesis, Dios nos dice que el hombre (varón y hembra), es un ser con dos naturalezas fundidas (materia y espíritu), con las características de Dios.

El ser humano por no conocer esta verdad de quién es y por haber creído un error (descendiente de animales), no se ha comportado y desarrollado en la medida de lo que es, sino todo lo contrario, como lo vemos diariamente.

Somos personas humanas, a la imagen y semejanza de Dios, con la función de dominar y conservar la tierra. Además de relacionarnos con Él, en amor y obediencia.  Si la raza humana supiera esta verdad, la situación fuera muy distinta.

Conoce a Dios por medio del Señor Jesucristo, te conocerás a ti mismo y sabrás cuál es tu pasado, presente y futuro. 

Regresar

AddThis Social Bookmark Button