Blogs

El evangelio. ¿Qué es?

La palabra Evangelio significa: “Buenas Noticias”.  Bíblicamente es la buena noticia de parte de Dios hacia el hombre

En qué consiste:

Dios captando la realidad desastrosa de todo ser humano, que nace muerto, pecador y sin vida, la cual es Él (Romanos 5:12); y sabiendo, que el hombre no puede hacer nada bueno (Romanos 3:10 -12). Surge el Evangelio o las buenas noticias de parte de Dios, y estas buenas noticas no tienen nada que ver con las obras o el buen comportamiento, ya que todas las obras que salen del ser humano  son obras muertas, porque las está haciendo un ser humano muerto, sin vida (Efesios 2:8 – 10).

Entonces el plan de Dios para que el hombre recupere la vida y reciba perdón, consiste en que el Señor Jesucristo, que es Dios se hace hombre  y muere en una cruz, sin pecar (desobedecer a Dios en lo que ha mandado), por lo cual, esa muerte no la puede recibir el Padre en pago del Señor Jesucristo.

Si usted que es pecador y no tiene con que pagar, pues sus “buenas obras” no sirven porque son muertas, puede pagar con la muerte del Señor Jesucristo, de esta forma, usted salda sus deudas, queda en paz con Dios y Él hace un pacto que es saldar la deuda, regalándole vida eterna y enviando al Espíritu Santo para que more dentro de usted y nazca de nuevo todo su ser tanto  física como espiritualmente: es decir, la Buena noticia es “la muerte y resurrección del Señor Jesucristo, que Dios se la regala para que tenga perdón de pecados y vida eterna”. (Juan 3:16 – 18).

En la tierra no hay hombres de buena voluntad. El evangelio es la manifestación de la buena voluntad de Dios para los hombres en la Tierra.

Todas las personas humanas que creen en el Señor Jesucristo, están en el Evangelio, o sea, en Cristo; pero no todos los llamados cristianos o evangélicos están en Cristo, ya que no es por estar en una religión o una denominación, sino que el Señor Jesucristo vivo tenga misericordia y lo salve por medio de la palabra. 

Ninguna religión salva, ni es verdadera de parte de Dios, ya que todas proceden del ser humano muerto al tratar de comunicarse con Dios y serle agradable (Mateo 7:21 – 23). 

 Regresar

AddThis Social Bookmark Button